El marketing agresivo de opioides y otros medicamentos facilitan el dolor, y han ayudado a crear una generación de adictos, decenas de miles, quienes mueren cada año. El Centro para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC) informa que los opioides son el tercer medicamento más común encontrado en el sistema de los suicidas, después del alcohol y los medicamentos anti ansiedad, como Xanax. Un descenso en los ratios de matrimonio es una de las causas de riesgo que se barajan, aumentando de 2 a 3 veces en personas solteras.

Ver noticia original ➥