El Pleno Municipal del Ayuntamiento de Pinto debatía una propuesta del PSOE para elaborar una ordenanza que regulase la prostitución en la localidad. El PP votó en contra, y la concejala Rosa María Ganso tomaba la palabra para justificarlo: “hay personas con discapacidad que utilizan estos servicios porque no les queda otro remedio”; “hay personas que en la vida han nacido feos y no tienen posibilidad de utilizar estos servicios” y “no somos todos rubios, guapos y bonitos”.

Ver noticia original ➥