Alika Kinan, la mujer que fue rescatada de un cabaret se Ushuaia luego de ser explotada sexualmente por años, enfrentó un juicio histórico a fines de 2016, que condenó a sus proxenetas y al Estado por no protegerla. Fue el primer caso en que una víctima de trata querella a los proxenetas. Todos los condenados apelaron, pero ahora, la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal, confirmó la condena de siete años de prisión impuesta a Eduardo Montoya por resultar autor penalmente responsable del delito de trata de personas.

Ver noticia original ➥