Stephen Koch, un joven de 25 años de Scranton, en el estado de Arkansas (EE UU), ha sido condenado esta semana a 50 años de prisión después de haber admitido ante el juez que contrajo intencionalmente el virus del VIH para así poder contagiar a más personas

Ver noticia original ➥