Los dos acusados, uno de ellos menor, y la víctima coincidieron en una tetería de la capital malagueña en mayo de 2016. Los dos varones se pusieron de acuerdo, convencieron a la chica de 14 años para que salieran del local. Los tres fueron a un edificio cercano y en la entreplanta violaron a la víctima. Se alternaban los dos acusados para penetrarla anal y vaginalmente, no menos de cinco veces en total. La menor no podía deshacerse de sus agresores, se quedó bloqueada , se quedó bloqueada por el miedo, afirma la sentencia.

Ver noticia original ➥