La sentencia le considera responsable de un delito de lesiones de violencia de género por el que también le priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante cuatro años. Asimismo, le prohíbe aproximarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente y no comunicarse por cualquier medio o procedimiento durante cuatro años. Se considera probado que el acusado, quien mantenía una relación con la mujer desde hacía dos años, discutió con ésta y se marchó del domicilio para dormir en su vehículo en el casco ur

Ver noticia original ➥