La cuestión que está en el aire es por qué se edifican tan pocas viviendas sociales destinadas a las rentas más bajas cuando ayudarían a cubrir la necesidad de muchas personas que todavía tienen muy difícil conseguir un hogar a precios asequibles, especialmente tras el alza desorbitada de los alquileres. Una asignatura pendiente, la de la vivienda protegida, que “el Gobierno no aborda en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021,, que se cierra en falso en lo referente a la vivienda social, de la que prácticamente casi no dice nada”…

Ver noticia original ➥