España es uno de los países con mayor consumo de opiáceos de Europa. Sus propiedades para aliviar el dolor hacen que se utilicen cada vez con mayor frecuencia. Según los últimos datos de Infonova, la utilización extrahospitalaria de opioides en España alcanzó las 13,31 dosis por cada mil habitantes, casi el doble que hace siete años. A pesar de este incremento de la prescripción de analgésicos opioides para el tratamiento del dolor crónico, su efectividad a largo plazo todavía es controvertida.

Ver noticia original ➥