Científicos del Centro de Investigación en Nanomedicina de Los Angeles, expusieron, de forma prolongada, a un grupo de ratones al aire que se respira en esta gran ciudad de Estados Unidos. Y este ha sido el resultado: los roedores sufrieron en su cerebro un proceso de inflamación y la aparición de genes relacionados con el cáncer.

Ver noticia original ➥