Esa imperiosa necesidad de hiperidentificación con la norma de conducta neoliberal, esa que constantemente recibimos en los servicios sociales cuando tenemos que explicar nuestras vidas infantilizadas para acceder a las rentas mínimas, cuando en la cola del paro debemos firmar compromisos de activación de empleo o admitir tutorizaciones y acompañamientos fiscalizantes para justificar nuestro cobro de desempleo. Y es que las políticas públicas patologizan e individualizan aquellas biografías que escapan a los procesos de normativización

Ver noticia original ➥