Vivimos en un país en el que los sueldos han subido un 5 % en los últimos diez años, mientras los precios lo hacían en un 13,7%, lo que quiere decir que en la última década los salarios han perdido más de un 8% de poder adquisitivo. L os sindicatos mayoritarios, la patronal y el gobierno echan las campanas al vuelo con el anuncio de una subida en diferido y condicionada del Salario Mínimo Interprofesional para los próximos años.

Ver noticia original ➥