Los árboles de la madrileña calle Guzmán el Bueno han amanecido esta semana con carteles advirtiendo a los vecinos de la aplicación de un tratamiento fitosanitario, como requiere la legislación. Lo que no preveía la ley es que el producto utilizado sería Goal Supreme, un herbicida de alta toxicidad. De acuerdo con el registro de productos fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, el Goal Supreme dispone de licencia para usarse en "lugares no destinados al público en general". Y lo más preocupante: "Se sospecha que provoca cáncer".

Ver noticia original ➥