Si la decisión de exhumar a Franco del Valle de los Caídos es cosmética, nadie podrá negar que España va a quedar más guapa con este maquillaje. La pregunta, una vez que salga la momia, es qué destino le damos a la pirámide. Parte de la izquierda sería feliz si dinamitasen aquello y plantasen pinos para restaurar Cuelgamuros, pero esto sería desperdiciar las pantagruélicas instalaciones diseñadas por Pedro Muguruza y Diego Méndez, además de algo peor: sería borrar una parte de nuestra historia.

Ver noticia original ➥