En el 2013 Detroit se declaró en bancarrota, siendo la ciudad más grande en los Estados Unidos en acogerse a la quiebra. En ese momento contaba con unos 18 billones de dólares en deudas y responsabilidades. El desempleo, la falta de oportunidades y el crimen arroparon todo. Recientemente visité la ciudad por cuarta vez y he visto como, con el pasar de los años, ha cambiado para bien. Aunque aún me falta conocer muchos rincones en la ciudad a continuación un listado de mis favoritos.

Ver noticia original ➥