El artículo 15 del reglamento del Congreso indica que "los diputados tendrán el deber de asistir a las sesiones del pleno del Congreso y de las comisiones de que formen parte". Una obligación que la gran mayoría se salta a la torera. Este martes, cuando la alarma sonaba a todo volumen para anunciar que la sesión estaba a punto de comenzar, había más diputados en la cafetería del Parlamento que en el hemiciclo, donde apenas se concentraban 50 parlamentarios de los 350 (el 14%) que cobran una nómina pública.

Ver noticia original ➥