La brecha salarial entre empleados públicos y privados sigue acentuándose. La crisis ha situado los sueldos medios de los funcionarios un 54,9% por encima del percibido por los trabajadores privados. Esta diferencia ha aumentado en siete puntos respecto a 2011, un año antes de la última reforma laboral. Por tanto, este desfase se debe sobre todo a los resultados de la aplicación de esa reforma, que se ha realizado exclusivamente en el sector privado aumentando la rotación contractual. A ello se suman otros efectos

Ver noticia original ➥