Nuevas pruebas indican que la primera de las grandes extinciones masivas que sufrió la Tierra se debió al enfriamiento y posterior pérdida de oxígeno de los océanos y no a una supernova.

Ver noticia original ➥