En medio del Valle del Sol, esta extensa ciudad tiene un gran problema: los ríos están secos y su prosperidad depende del agua que no tiene. A pesar de gozar de más de 330 días de sol al año, Arizona solo genera entre el 2% y el 5% del total mediante energía solar. El río se está secando. Este invierno, la nieve de las Montañas Rocosas, que es la fuente principal del caudal del Colorado, fue un 70% menor que la media. El mes pasado, el Gobierno de EEUU calculó que dos tercios de Arizona actualmente se enfrentan a una sequía severa o extrema.

Ver noticia original ➥