Horas después de que Fernando Pastorizzo, de 21 años, perdiera la vida de dos balazos en la madrugada del 28 al 29 de diciembre, su exnovia Nahir Galarza, de 19 años, le dejaba un conmovedor mensaje en las redes: "Cinco años juntos, peleando, yendo y viniendo, pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre, mi ángel". Al día siguiente Galarza, estudiante de derecho, confesó haberle disparado con el arma reglamentaria de su padre, un policía. Los hechos tuvieron lugar en Gualeguaychú, municipio de la provincia argentina de Entre Ríos.

Ver noticia original ➥