Una sentencia reciente daba la razón a los interinos españoles y dictaminaba que “los interinos que cubren plazas de funcionarios y que encadenen contratos temporales fraudulentamente deben ser considerados indefinidos no fijos“. Eso significa que en España las administraciones estaban contratando personal en fraude de ley, que es cuando una persona encadena un contrato temporal tras otro y no le hacen fija, como establece el estatuto de los trabajadores, ese Decreto que el mismo estado y sus administraciones incumplen desde hace años.

Ver noticia original ➥