El fin de la censura, la rehabilitación de presos políticos y más libertades artísticas eran solo algunos de los hitos de la ‘Primavera de Praga’, el efímero sueño democrático que comenzó hace 50 años en la entonces Checoslovaquia y que terminó medio año más tarde cuando el país fue invadido por la URSS y sus aliados del Pacto de Varsovia (salvo Rumanía). El proceso comenzó el 5 de enero de 1968, o sea, este viernes se cumple medio siglo, con la elección de Alexander Dubcek a la cabeza del Partido Comunista (KSC) y su sueño de un "socialismo

Ver noticia original ➥