Todo escritor conoce el viejo axioma: "Enseña, no cuentes", pero David Fincher juega con sus propias reglas. Aunque la serie es rica en violencia, Fincher nunca la muestra directamente. Utiliza diálogos para que el espectador rellene mentalmente imágenes detalladas de los grotescos asesinatos que llenan la serie. En este vídeo, aprendemos algunos recursos que Fincher utiliza para que el espectador escenifique la parte desagradable de la narración.

Ver noticia original ➥