La joven ha accedido al Palacio de Justicia a través del garaje y ha sido conducida por pasillos internos para evitar que pueda ser vista. Se trata de una de las medidas adoptadas para proteger la intimidad de la mujer en el desarrollo del juicio que se celebra íntegramente a puerta cerrada. La víctima declarará mientras los imputados siguen su testimonio desde otra sala por videoconferencia.

Ver noticia original ➥