La gobernadora Kate Brown ha declarado el pasado jueves el estado de emergencia para los condados de Marion y Polk, permitiendo el envío de camiones de agua por tropas de la guardia nacional para los residentes afectados tras descubrirse pequeños niveles de toxinas en el agua del grifo de Salem. El informe del agua, conocido desde el martes, informa que se habían encontrado pequeñas cantidades de cianotoxinas el la Reserva de Detroit.

Ver noticia original ➥