“No son modelo de nada”, incluso “imbéciles” en algunos aspectos, “simples” y “primarios” con el fútbol o las relaciones sexuales, “cuantas más mejor”, pero son “buenos hijos” y se les “está destruyendo sin que hayan cometido el delito”, ha asegurado instantes antes de pedir al tribunal su absolución.

Ver noticia original ➥