El año pasado fue muy bueno en términos globales para el mercado laboral, pero desde junio la reducción del paro registrado empezó a perder dinamismo y a reflejar la desaceleración de la economía y del empleo que veremos en 2018

Ver noticia original ➥