Nuestro pasado colonial, así como la incapacidad de aceptar su desaparición, hizo que muchos tuvieran la impresión de que éramos mucho más importantes, fuertes e influyentes de lo que realmente somos. Los partidarios de la salida ya tienen lo que querían: el Brexit. Creían que podían decidir los términos de esta salida; no podemos. También creían que nos podíamos ir sin más; no podemos.

Ver noticia original ➥