El fiscal entiende que el expresidente de la Generalitat valenciana prevaricó al dar a una empresa privada sin concurso público la gestión de la Fórmula 1 y avalar las posibles pérdidas. Al expresidente de Baleares la Audiencia Provincial le condenó a siete años de inhabilitación y a devolver los 1,2 millones que su administración pagó al arquitecto Santiago Calatrava por el diseño de un palacio de la ópera.

Ver noticia original ➥