Un médico ha sido acusado por su esposa de haberle inyectado una solución abortiva en su bebida para que perdiera el bebé que iban a tener en común. La denuncia la habría interpuesto en Arlington, Virginia, la mujer, que sufrió una intoxicación por la alta dosis de la píldora abortiva que utilizó el médico.

Ver noticia original ➥