Ser un agricultor de frutas y verduras autóctonas es todo un reto en Europa. Desde hace un tiempo, de la noche a la mañana -aquellos productos sanos y resistentes por cientos y quizás miles de años, “son ilegales”. Se debe a una norma implantada a toda la comunidad por la FSA, la Autoridad de Salud Alimentaria Europea.“Estas viejas plantas son mas resistentes a las enfermedades, son menos delicadas y no necesitan tanto abono sintético ni tanta agua”. La Ley de Semilla, fue rechazado por el Parlamento pero impulsado por la Comision Europea

Ver noticia original ➥