El palacete que alquiló la Junta contaba con una cocina amueblada con mesa y taburetes altos y bajos del conocido diseñador francés.La Junta de Castilla y León regaló a una asociación sin ánimo de lucro ocho taburetes y dos mesas del conocido diseñador de estilo industrial Philippe Stark. Y lo hizo pensado que eran de su propiedad y que no valían nada. Así de descontrolado fue el desalojo de la sede comercial que el Gobierno regional tenía en Bruselas. Tuvieron que pagar 11.000 euros por las ocho sillas y dos mesas.

Ver noticia original ➥