El ‘Conde de Montecristo’, uno de los caprichos de Francisco Correa, cabecilla de la ‘Gürtel’, empieza a ser desmontado en el astillero del Varadero. Su propietario desde hace varios años busca sacar partido de lo que todavía pueda servir de lo que en su día fue un auténtico yate de lujo. Hoy se escribe un último capítulo de lo que fue un emblema de una época que ha terminado judicializada. Un megayate con nombre especial que ha dejado su rastro por los mejores puertos de España, siendo uno de los más espectaculares en Sotogrande.

Ver noticia original ➥