Los trabajadores de las delegaciones de la Generalitat en el exterior han sido despedidos, después de que la Conselleria de Relaciones Exteriores optara por no reubicarlos. En el proceso de cierre, se pidió a la Conselleria que reubicase a los que no eran personal directivo, por ejemplo en las oficinas comerciales o en el Instituto Ramon Llull, y se les dio de plazo hasta el 28 de noviembre. Sin embargo, los trabajadores no han sido reubicados y el número dos de la Conselleria, Aleix Villatoro, ha sido el encargado de firmar el cese.

Ver noticia original ➥