El resultado de las elecciones regionales en Sicilia del domingo pasado confirman su notable capacidad de supervivencia durante una larga carrera política contaminada por escándalos sexuales, innumerables acusaciones de corrupción y una condena por fraude fiscal que muchos expertos predijeron que lo mataría. Berlusconi ha logrado forjar una coalición ganadora entre su partido de centroderecha Forza Italia y los dos partidos de extrema derecha, la Liga del Norte y los Hermanos de Italia,otorgándole la victoria por delante del M5S y la izquierda

Ver noticia original ➥