Dos investigadoras de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto con un investigador de la Universidad Checa de Ciencias de la Vida (CULS), han desarrollado una metodología orientada a la arqueología que permite detectar grabados no visibles a simple vista.

Ver noticia original ➥