Tatsuma Hirao fue durante 3 semanas el delincuente más conocido de Japón. Hirao es un ladrón considerado un “preso modelo” que cumplía condena en una prisión “abierta” (sin muros perimetrales), de mínima seguridad. Ser conocido fue finalmente lo que permitió su captura. No lo descubrió uno de los 15.500 policías que lo buscaban, sino el empleado de un cibercafé en Hiroshima que lo reconoció.El hombre que en un principió intentó escapar dijo que estaba “cansado de huir” y que se fugó de la cárcel por un problema personal que tuvo con alguien.

Ver noticia original ➥