Un hombre de 50 años ha sido detenido por la Guardia Civil en Málaga tras presuntamente abusar sexualmente de una niña de 10 años con la que convivía. El agresor, que trabajaba con el padre de la víctima y no era la primera vez que residía en el domicilio familiar, aprovechó una breve ausencia de los progenitores para acometer los abusos. Cuando los padres llegaron a casa, la menor relató de inmediato los hechos a su madre. Los agentes localizaron al agresor en un país europeo, a donde había huido para evadir sus responsabilidades.

Ver noticia original ➥