La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 45 años, que ha ingresado en prisión, acusado de tres delitos de robo con violencia e intimidación cometidos contra otros tantos repartidores de pizzas a los que encargaba un pedido por teléfono y, cuando llegaban, les amenazaba con un cuchillo para que le dieran el dinero que llevaban.

Ver noticia original ➥