Los hechos ocurrieron el pasado sábado día 11, cuando un varón junto a su hija menor de tres años y en compañía de un perro de raza pittbull, se acercó a un bar de la localidad de Lorquí. Una vez allí el arrestado le manifestó al dueño del bar que había tenido problemas con su pareja y que la menor no había cenado, por lo que el propietario se ofreció a darles de comer no queriendo cobrarles la comanda.

Ver noticia original ➥