Una mujer de 95 años fue detenida en Florida por pegarle con la chancleta a su nieta de 46, a la que acusó de perezosa y de aprovecharse del aire acondicionado. Hattie Reynolds llamó a la Policía para quejarse de que su nieta se la pasaba acostada en su habitación. Sin embargo, la Policía la arrestó a ella por violencia doméstica después de admitir que le había dado una reprimenda con el calzado. La abuela pasó una noche en prisión. "La violencia doméstica es una ofensa muy grave y las manos de los agentes están atadas" dijo el jefe de policía.

Ver noticia original ➥