La directora del centro, Antonia Díaz, pensaba que estos, en vez de estar pendientes ante cualquier alarma de los enfermos, dormían. Por lo tanto el detective, ayudado de varias cámaras de seguridad nuevas, vio que los trabajadores no solo no dormían, sino que agredían y vejaban a varios enfermos.

Ver noticia original ➥