La ratio de deuda respecto al PIB se redujo el año pasado hasta el 98,3%, su tercera caída anual consecutiva en un ajuste que tuvo más que ver con el crecimiento de la economía que con la reducción del saldo mismo. La cifra, no obstante, subiría bastante por encima del 100% si se incluyese la deuda que acumulan las empresas públicas. La deuda de las empresas públicas españolas, que no se incluyen dentro de los cálculos del protocolo de déficit excesivo, se situó a finales de 2017 en 38.233 millones, el 3,3% del PIB.

Ver noticia original ➥