A la capacidad destructiva de Mariano Rajoy sobre la democracia, se une ahora el insensato y brusco abandono de cualquier atisbo de control del gasto, que acabará destruyendo la viabilidad de las pensiones futuras y la credibilidad de los inversores internacionales. Y esto sucede justo cuando el BCE sopesa finalizar su política monetaria expansiva y elevar los tipos de interés justo a continuación, algo que cuando suceda hará imposible conseguir los mas de 200.000 millones de euros anuales que necesitamos

Ver noticia original ➥