El 5 de abril de 2018 murió Isao Takahata, 72 años, 6 meses y casi 15 días después de la muerte del protagonista de su película más icónica, dejando una obra muy conocida pero desconocida al público en general, precursora para que el anime y la animación japonesa traspasase fronteras. Y es que todo el mundo seguramente ha visto una obra de Takahata sin saber que era suya. Porque suyas son las series “Heidi” o “Marco”, dos emblemas de la infancia de toda una generación.

Ver noticia original ➥