Treinta y tres cartas y documentos internos, filtrados el martes por la organización de transparencia FaithLeaks, exponen una serie de acusaciones de abuso sexual de menores en la iglesia de los Testigos de Jehová y los esfuerzos que la iglesia hizo para encubrir el escándalo y mantenerlo alejado de la "corte mundana de la ley". Los documentos, escritos entre 1999 y 2012, son comunicaciones entre los líderes de la iglesia y las entidades legales de la iglesia, un grupo conocido colectivamente como Watchtower.

Ver noticia original ➥