Don Joan Pich i Pon fue alcalde accidental de Barcelona en diversas ocasiones entre 1912 y 1915. Hombre, dicen, de lengua áspera y sólida incultura. Sus monumentales lapsus le hicieron famoso. Los hay geniales. Se conocieron como “piquiponadas”

Ver noticia original ➥