El choque es ensordecedor. Varios caballos del Regimiento son abatidos, entre ellos el del Sargento 2º Ignacio Fernández que cae ante los rifeños. Se levanta, saca su sable y se lanza contra el enemigo gritando: "¡Donde muere mi caballo, muero yo!"

Ver noticia original ➥