Que un recién nacido obligue a sus padres a despertarse varias veces a lo largo de la noche es, en realidad, una alarma defensiva del recién nacido contra los peligros que puedan acechar. Necesita que sus padres estén en vela para protegerle de esos depredadores. Aunque hay otras teorías que afirman que privan a sus padres del sueño para impedirles engendrar un hermano que ponga en riesgo su supervivencia. Quienes hayan sido padres, esta segunda opción les parecerá muy lógica.

Ver noticia original ➥