Este perro se llama "Sandy" y tras conocer su historia podemos decir que es muy afortunado de que hoy en día siga con vida. Sandy es un perro de un año de edad cuyas patas resultaron amputadas tras caer en una trampa ubicada en un pueblo remoto a 10 kilómetros de Taroko Gorge (Taiwan).

Ver noticia original ➥