Jaqueline le abrió la puerta y le llevó hasta el cuarto de baño. Le estaban esperando. Al entrar, el fotógrafo Douglas Duncan se encontró con Pablo Picasso dentro de la bañera, desnudo, enjabonándose. Cogió la cámara e hizo la primera fotografía de lo que se convertiría en un álbum con más de 25.000 imágenes. Sería el primer contacto de dos personas que fueron amigas durante casi veinte años.

Ver noticia original ➥